Domingo, 30 Mayo 2021 00:00

RESPONSABILIDAD VIAL

“No fue una casualidad que una familia casi completa, hace mas de 15 años al final de la jornada donde cada uno se disponía a relajarse, recibiera inesperadamente en el timbre de la casa, a un joven al que jamás habían visto, quien pregunto con voz temblorosa si en esa casa vivía un señor que cabalmente coincidía con la descripción de uno de los miembros.

No eran más de las 20 horas cuando por un evento que concitaba multitudes, el tránsito se había desbordado hacia distintas zonas de la ciudad con tanta desgracia que en el afán de ganar espacios un taxi envistió raudamente al padre de familia”.

La causalidad está plagada de hechos netamente atribuibles al hombre, algunos como la: irresponsabilidad, migración, desatención, imprudencia, etc. Puede llevar a eventos inimaginados.

Esta es la diferencia entre accidente y siniestro, es decir el accidente es un hecho casual sin embargo el siniestro es un hecho causal.

La falta de ingresos adecuados para la subsistencia en el campo o las aspiraciones propias de la vida, son generadoras de la migración no solo hacia fuera del país sino también hacia las distintas capitales. Acompañada de maneras inadecuadas de obtención de licencias de conducir o lo que es peor la conducción de vehículos de transporte público sin documentación que avale el grado de instrucción vial, son alternativas de subsistencia.

Hechos como este han generado una serie de cambios acompañados por el incremento de habitantes por ciudad así como del parque automotor. Pero la pregunta es: ¿Esto ha generado que las vías y sus elementos se hayan ampliado por fuerza natural? La respuesta es por demás conocida. Y completamente ligada esta la interacción entre vehículos o peatones en las aceras coloniales que ahora albergan cantidades distintas de hace 20 años, acompañadas de nuevas variables como las del comercio.

Santander menciona que ‐ Las capacidades sociales se refieren a la participación de la persona,como miembro de un grupo, en los ámbitos de referencia próximos y en contextos más amplios, no inmediatos a la cotidianeidad.

El saber hacer bien las cosas supone una formación que permite adquirir conocimientos: Conceptuales, Procedimentales y Actitudinales.

“Una persona es competente si sabe hacer las cosas, entiende lo que está haciendo y comprende, además, las implicaciones de sus acciones”

Alejandro Castro Santander

De ahí el grado de responsabilidad en el tema de la educación para la seguridad vial y su inserción dentro de la currícula escolar para la formación de ciudadanos acordes a las exigencias del mundo actual.

Por lo que se propone el poder superar los procesos de enseñanza‐aprendizaje tradicionales de memorización o repetición. Diferenciando a los receptores, colaborando en mejorar el desempeño de cada uno ante los riesgos que el tránsito presenta en determinados momentos de su evolución, de forma dinámica.

No es suficiente enseñar lo que se debe hacer, hay que lograr que los alumnos quieran hacerlo, no es tarea fácil, requiere de un proceso, donde los: conocimientos, la práctica y la valoración confluyen en una actitud adecuada que vaya formando a cada ser en el entorno vial.

“Las medidas preventivas pueden reducir los factores de riesgo, aumentar los factores de protección y tratar los factores determinantes de la violencia. Es por esto que muchos continuamos creyendo que la educación es el camino más propicio para prevenir y desaprender las violencias porque, por inverosímil que hoy parezca para la sociedad, ante el enorme menoscabo que ha sufrido la escuela en las últimas décadas, todavía hay en ellas miles de docentes inquietos buscando a través de la formación de los niños un mejor futuro para nuestros pueblos” Santander.

Así se abre la oportunidad de analizar, discutir y trabajar un tema tan sensible en la sociedad, que se ha convertido en una de las tres causas de muerte en el mundo. Este es el momento donde el aula se convierte en el espacio vial de análisis que nos permitirá ir entendiendo el porqué de los elementos viales, nuestro comportamiento y sus implicancias.

El presente documento solo pretende colaborar en la formación de una mejor ciudadanía.

Ing. Carlos Ballón López
CISEV

Subir
Utilizamos Cookies para mejorar nuestro sitio web . Al continuar utilizando este sitio web, usted da su consentimiento a las cookies que se utiliza. More details…